TUZSA ultima los preparativos para implantar la reordenación de buses

// 1 comentario
Ya se han instalado 67 paradas para las nuevas lanzaderas de los barrios del sur.El final de línea en el edificio Paraninfo y Emperador Carlos V, listos para la apertura.

Faltan solo 24 horas para que se ponga en servicio comercial el tranvía, pero también para que se implante la prometida reordenación de autobuses en el eje de Gran Vía y Fernando el Católico. Y por eso TUZSA tiene prácticamente terminados todos los preparativos para que esté operativo este cambio en los itinerarios de algunas de sus rutas o el inicio de la actividad de los nuevos servicios que conectarán los barrios ubicados al sur del trazado. La mayor parte del trabajo, la más importante, se realizó la semana pasada, sobre todo con la instalación de 67 nuevas paradas en los barrios de Casablanca (hasta Fuente de la Junquera), Valdespartera, Montecanal y Rosales del Canal, señalizando los puntos en los que el usuario podrá coger la lanzadera hasta el tranvía.

Estos preparativos también han consistido en una campaña de comunicación que ha llevado carteles de la compañía a casi todos los lugares en los que el usuario puede toparse con este aviso. En las paradas, en los vehículos, en sus oficinas, en su página web o en trípticos que se han distribuido a los viajeros o incluso a las miles de personas que se han montado en el tranvía con los viajes gratuitos.

MEJORA DE FRECUENCIAS En ellos se informaba de todas las novedades: que las líneas 20 (desde Actur-Rey Fernando) y 45 (desde Santa Isabel) ahora tendrán el final de recorrido junto al edificio Paraninfo, en un carril separado de la calzada que se ha habilitado para este uso y que tiene semáforo propio para dar la vuelta en la plaza Paraíso; que las líneas 30 (Las Fuentes-Casablanca) y 40 (San José Vía Hispanidad) ahora solo tendrán tres paradas en el eje del tranvía, en Gran Vía junto a Económicas, en la plaza San Francisco y en Isabel la Católica, frente al hospital Miguel Servet; o que la línea 53 (desde Miralbueno) ahora acabará su itinerario en el nuevo intercambiador de Emperador Carlos V, construido con siete dársenas y en el que también tendrán parada los buses del entorno metropolitano, procedentes de Cadrete y Cuarte de Huerva.

Eso con respecto a las líneas que reducen su itinerario. Otras, como el 35, cambian su recorrido y en lugar de ir por una calle paralela al tranvía, se aleja desde el paseo Teruel hacia la avenida de Valencia, San Juan Bosco (pasando por el Clínico) y Violante de Hungría para llegar hasta el edificio Seminario y Vía Hispanidad. Y otras, como la C-3 de Valdespartera o la 141 se suprimen.

Ahora solo queda ajustar los tiempos de recorrido a la realidad de los usos de las líneas. Y garantizar la prometida frecuencia de paso de ocho minutos en horas valle y cinco en horas punta para contrarrestar la obligación que los viajeros que se vean afectados tendrán al tener que hacer transbordo con el tranvía. En líneas como la 20 o la 45 no van a tener otra opción. Y aunque la reordenación prevista supondrá que la compañía hará muchos menos kilómetros al año (más de un millón), el ayuntamiento se comprometió a poner más vehículos en las líneas afectadas para reducir precisamente el tiempo de espera en las paradas.

Mientras, lo que no cambia para el usuario del autobús es la forma de pago. El usuario podrá pagar con la tarjeta ciudadana o la de bus ambos transporte, al precio de 0,62 euros el viaje, porque se permite el transbordo gratuito. Por otra parte, ahora que los viajes en el Urbos 3 ya no serán gratuitos, se prevé una ocupación menor y una circulación más rápida. Es decir, que se ganará tiempo haciendo transbordo.

1 comentario: Deja tu comentario

  1. lo de la línea del 45 tiene un nombre ¡chapuza!

    ResponderEliminar

Santa Isabel Tuya te agradece tú comentario. Un saludo.